Subgerente de almacén del IHSS no llevaba control de medicamentos

Las investigaciones del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) determinaron que dos personas validaron las operaciones de la empresa Insumedic, que sacó alrededor de 20 millones del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), uno de ellos era el subgerente de Almacén Central, quien también fue auditado por el Tribunal Superior de Cuentas (TSC) porque no tuvo control de la entrada y salida de medicamentos e insumos.

El jefe de la Unidad de Análisis e Investigación de Casos del CNA, Dagoberto Aspra, explicó que la empresa Insumedic es una de las empresas “fantasmas” creada en el IHSS para desfalcar al Seguro, que además de clonar la empresa también sustrajeron más de 25 millones de lempiras en dos operaciones, una de 9.2 millones de lempiras y otra por 19 millones de lempiras.
Esa empresa estaba a cargo de los socios Vanesa Maribel y José David Cardona, Ilsa Vanessa Molina Aguirre, quien era amante del exjefe de suministros y compras, José Guevara Zelaya, quien está en calidad de investigado, pero que pese a ser llamado por la Fiscalía no acató el citatorio.

Aspra dijo que “según nuestras investigaciones el ingeniero Wellington Donaldo Discua Maldonado y el licenciado Ricardo Enrique Simón Asfura eran las personas que dentro del IHSS validaban las operaciones de Insumedic”.

INFORME DEL TSC
LA TRIBUNA tuvo acceso a un informe del Tribunal Superior de Cuentas en el que se le notificó al entonces director Mario Zelaya, hoy con auto de procesamiento por la supuesta comisión de varios delitos, sobre la existencia de una serie de irregularidades en torno a la entrada y salida de medicamentos de la institución.
Hallazgos a los que tuvo que responder Ricardo Enrique Simón Asfura, quien era el subgerente del Almacén Central de Medicamentos.

La auditoría está comprendida entre el 1 de enero del 2006 al 31 de diciembre del 2009, numerado bajo registro 001-2010-DASS-IHSS-A, cuyo fondos examinados ascienden a 758 millones 998 mil 460 lempiras con 61 centavos.

En el documento se especifica que “en el Almacén Central no llevan el control de entradas y salidas de medicamentos, materiales y suministros a través de Kardex” y que “al realizar el análisis de compras de medicamento mediante los procedimientos de licitación pública, privada y compras directas, se comprobó que en el Almacén Central no llevan un control auxiliar de las entradas y salidas de los medicamentos y material médico quirúrgico en tarjetas de kárdex por estar desactualizadas”.

Kárdex no es más que un registro de manera organizada de la mercancía que se tiene en un almacén.
A lo que Simón Asfura en un oficio 074-SGAC-2010, con fecha 14 de octubre de 2010, manifestó al TSC que el sistema estaba desactualizado, porque “el Instituto comienza adquirir medicamentos a través del PNUD y se manejaba solo el Kárdex manual como control de entradas y salidas de medicamentos del Almacén; pero a partir del crecimiento y extensión de los servicios médicos a nivel nacional, mediante la apertura de clínicas regionales, deciden instalar un sistema mecanizado con una aplicación”.

Añadió que “la cantidad de documentos a postear se incrementó y esto ha causado un atraso en los registros del Kárdex, por lo que se le solicitó al jefe de Almacén, Claudio Canales, personal de apoyo a lo que no hay respuesta, en esta administración comienza la problemática con el personal de contrato que manipulaba la documentación y no la entregaba al encargado del Kárdex en forma correlativa, ni en el debido tiempo sin darle la seriedad y responsabilidad la funciones encomendadas y que nos encontramos recopilando documentos de años anteriores”.

Además estableció al TSC que “de acuerdo a disposiciones superiores la ex subgerente del departamento del Almacén Central, Licda. Reina Durón, me comunicó la recomendación de eliminarlos sistemas de Kárdex manual por ser poco confiables y por tener un sistema de control mecanizado que lleva los saldos con exactitud y eficiencia”.
TSC RECOMENDÓ A ZELAYA

En las recomendaciones del TSC se le dijo a Mario Zelaya que “gire instrucciones a la subgerencia de Almacén Central para que proceda a llevar control de entradas y salidas de medicamentos por medio de kárdex manual con el propósito de tener registros auxiliares que permitan conocer de forma expedita los saldos de existencias de medicamentos que se adquieren a través de compras directas, licitaciones privadas y públicas en caso de fallar el programa sistematizado”.

Además que ordene “monitorear periódicamente los saldos emitidos por el sistema de control contra la existencia reflejada en la tarjeta de kárdex y la existencia física, para constatar la veracidad de los saldos reflejados por el sistema y comunicar inmediatamente cualquier inconsistencia en los mismos”.